Dieta coherente en la tele

 

Presentación libro en youtube y medios comunicación

Para aquellos que no pudisteis asistir:
PRESENTACION LIBRO YOU TUBE

FARO VIGO 06/05/11
http://www.farodevigo.es/sociedad-cultura/2011/05/06/alimentacion-medicina-potente/542010.html

ATLANTICO 05/05/11
http://www.atlantico.net/noticia/137050/amil/lopez/vieitez/doctora/farmacia/nutricionista/escritora/

LA OPINION 29/04/11
http://www.laopinioncoruna.es/sociedad/2011/04/29/amil-lopez-vieitez-lograr-adelgazar-necesario-comer-grasa/490821.html

DE LUNS A VENRES 05/05/11
http://www.edicionescydonia.com/dieta/05052011l-v2.pdf

FUGAS LA VOZ DE GALICIA 25/04/11
http://www.edicionescydonia.com/dieta/Fugas15-4-2011.jpg

YA DISPONIBLE MI NUEVO LIBRO: Activa tu Metabolismo con la Dieta Coherente


Aspectos que incluye el libro:
• Por qué fracasan habitualmente tus dietas
• Qué es la dieta coherente y cuáles son sus bases científicas
• Una completa guía para chequear tu salud
• Curas para combatir el sobrepreso, antiestrés, depurativa y antiedad, entre otras
• Detalladas propuestas dietéticas para acné, diabetes, colesterol, hipertensión, alergias, insomnio, triglicéridos, osteoporosis y otras patologías
• Un completo programa de entrenamiento coherente
• Técnicas para controlar tus emociones
• Más de 150 sabrosas recetas coherentes para tus comidas, cenas y tentempiés

Dieta Dukan vs Dieta Coherente

La Dieta Dukan ha fracasado en los Estados Unidos hace 40 años y ahora irrumpe con fuerza en Europa. Como ya comentamos con respecto a las dietas proteinadas, la Dieta Dukan presenta los mismos efectos secundarios que la dieta Pronokal.

1.-No tienen en cuenta el sexo, peso o la actividad física del paciente.

2.- Estas dietas proteinadas sitúan a los pacientes en cetosis mediante un consumo muy bajo de hidratos de carbono, generando mucho estrés metabólico para obtener la energía a través de las grasas almacenadas transformándolas en cuerpos cetónicos.

3.- Si bien producen una pérdida de peso muy pronunciada en la primera fase, el organismo a los 5 meses activa mecanismos adaptativos que frenan la pérdida de peso y favorecen un efecto rebote pronunciado.

4.-Él Estrés Metabólico genera una sobreproducción de radicales libres que aceleran el ENVEJECIMIENTO y deterioran el estado de salud a medio plazo.

5.-Los cuerpos cetónicos producen vómitos y mareos los primeros días pero después generan disminución del apetito.

La Dieta Coherente ásí como la Dieta de la Zona son dietas muy equilibradas, que controlan el apetito y reducen los depósitos de grasa para alcanzar el peso ideal y mejorar el estado de salud del individuo.

La Dieta Coherente no disminuye la masa muscular por lo que no se altera el metabolismo basal responsable de las oscilaciones de peso.

La Dieta Coherente mantiene nivel de insulina en sangre y del colesterol y triglicéridos. Además combate el Estrés Crónico y los Radicales Libres. Así mismo la salud gastrointestinal se ve reforzada optimizando nuestro rendimiento físico, mental y emocional.

Combina mejor tus alimentos

A la hora de programar nuestras comidas, además de seleccionar alimentos de temporada, crudos o cocinados de una forma ligera, es preciso asegurar su correcta combinación para optimizar el aprovechamiento digestivo.

Además es conveniente beber sólo lo indispensable en el transcurso de la comida para no diluir los jugos gástricos ni las enzimas encargadas de la digestión.

Si queremos evitar los gases y/o el malestar gastrointestinal hay que seguir una serie de reglas de oro. Como en todos los campos, existen otros tipos de recomendaciones nutricionales que el sentido común del lector y la propia experiencia personal le darán más o menos validez.

Las féculas (pan, pasta, arroz, cereales, etc.), por su contenido en almidón requieren un medio ligeramente básico para que las enzimas implicadas en su digestión actúen (ptialina y amilasas salival y pancreática). Como este proceso se prolonga durante una hora, si tomamos a la vez un alimento de carácter ácido como vinagre, frutas ácidas, piña, un exceso de tomate, yogur o azúcar, aumentará el riesgo de fermentación o putrefacción intestinal del almidón con las consiguientes molestias por gases.

Las féculas combinan mal con ácidos (vinagre, limón, cítricos, zumos, fruta, yogur, etc.), proteínas, azúcar, miel y leche. Su complemento ideal son las verduras.

Los azúcares sencillos (fructosa, lactosa) presentes en las frutas y en la leche, son de fácil fermentación, por lo que es necesario acelerar su paso por el intestino, evitando tomar simultáneamente alimentos de digestión más lenta como féculas (pan, pasta, arroz, cereales) o grasas. Por ello, ahora en primavera las fresas es mejor tomarlas al natural, pues la nata combina mal doblemente, con la fruta y con el azúcar utilizado para su elaboración.

El azúcar y la miel además, combinan mal con las proteínas grasas (queso graso, frutos secos y huevos). Esto desaconseja los flanes o los postres que lleven huevos, azúcar y frutos secos.

Las frutas en general, alteran el aprovechamiento digestivo de las proteínas (carnes, pescados y legumbres). Las frutas ácidas dificultan la digestión de las grasas; por tanto, queridos lectores les aconsejo que consuman mucha fruta pero no con las comidas principales.

Intolerancias Alimentarias

Las alergias son reacciones inmediatas a un estímulo. Están mediadas por anticuerpos del tipo Inmunoglobulina E (IgE) y provocan liberación de histamina para atacar al agente ofensivo (alérgeno). Tienen cierto carácter hereditario. Cursan con urticaria, erupciones, hinchazón, vómitos, rinorrea o cansancio repentino.

Las intolerancias alimentarias están mediadas por IgG y son reacciones retardadas pues suelen aparecer al cabo de unos días desde la exposición. Son responsables en muchas ocasiones de sobrepeso, trastornos gastrointestinales, dermatológicos, respiratorios o psicológicos que no son correctamente diagnosticadas y afectan al 30 % de la población.

El trigo (pan, pasta, cereales desayuno, harina) y los lácteos (leche, yogur, queso) son los alimentos que más frecuentemente causan intolerancias. En caso de padecer alguna de las patologías del cuadro superior, recomiendo durante al menos un mes, evitar su consumo. Las proteínas de la leche y del trigo provocan con frecuencia alteraciones intestinales que favorecen enfermedades autoinmunes como diabetes, lupus o artritis. A nivel de la mucosa bronquial puede evolucionar a asma o bronquitis, si bien a nivel de la piel pueden aparecer, dermatitis, eccemas, alergias o psoriasis. El intestino grueso es uno de los órganos que se ve afectado con mayor frecuencia pudiendo aparecer cuadros de Crohn, colitis, colon irritable o úlceras.

Es necesario reducir al máximo los siguientes alimentos: alcohol, café, azúcar (dextrosa, glucosa, maltosa, lactosa, fructosa, miel), hidratos de carbono refinados, grasas refinadas (margarinas, “trans”), aditivos, colorantes y conservantes.

En caso de cefaleas o migrañas de repetición se deben excluir de la dieta además los alimentos curados o muy procesados como quesos, conservas, cervezas, encurtidos, aceitunas, chocolate, bebidas alcohólicas envejecidas en barrica (whisky) ricos en aminas biógenas (tiramina e histamina) que son vasodilatadores muy potentes.

En niños, las intolerancias a determinados aditivos y colorantes pueden inducir incontinencia urinaria nocturna, hiperactividad y déficit de atención.

La presencia de Candidiasis Crónica empeora el pronóstico de las intolerancias alimentarias por su invasión y perforación del epitelio intestinal que permite un mayor paso a sangre de partículas derivadas de la digestión. Entre los síntomas que nos pueden hacer sospechar de Candidiasis crónica están: ansia por comer dulce, hinchazón de vientre tras ingerir fruta o dulce, molestias intestinales, migrañas, dolor muscular y articular, cansancio, insomnio, picor de oídos, cambios de humor, ansiedad, depresión, acné, etc.

La Candida es una levadura presente en piel, mucosas y aparato digestivo, que se encuentra en armonía con la flora bacteriana; pero en determinadas circunstancias se puede alterar dicho equilibrio y producirse una colonización por Candida, como en caso de: estrés crónico, consumo excesivo de dulces, tratamiento con cortisona, anticonceptivos o antibióticos, cambios hormonales del embarazo, etc.

Una buena forma de registrar las posibles intolerancias, es mediante un diario dietético en el que se vayan anotando las reacciones emocionales y físicas experimentadas tras la ingesta de determinados alimentos. Ante cualquier sospecha es interesante realizar la analítica de intolerancias en un centro de referencia.

Una vez identificados los alimentos y los síntomas con la ayuda de un especialista, se deben planificar Programas de Exclusión de los alimentos implicados, fomentando el consumo de alimentos de temporada.

La supresión en la dieta de los alimentos para los que una persona ha desarrollado IgG específica por encima de los valores normales alivia los síntomas de las intolerancias.

Un aspecto terapéutico crucial es limpiar a fondo el sistema digestivo, en concreto a nivel hepato-biliar. Los toxinas externas con las que entramos en contacto (tabaco, contaminación, etc.) pero también los tóxicos generados por la mala digestión o por el exceso de radicales libres, son “filtrados” por nuestra primera barrera defensiva, que se encuentra en el intestino. Cuando esta barrera falla o existe un desequilibrio de flora intestinal, dichas sustancias potencialmente dañinas llegan al hígado a través de la vena porta y si no se pueden depurar se absorben hacia la sangre generando desde intolerancias, alergias, jaquecas, retención de líquidos, inflamaciones crónicas o enfermedades autoinmunes.
Es fundamental, evitar a toda costa el estreñimiento y repoblar la flora intestinal. Las bacterias que forman la flora intestinal trasforman los hidratos de carbono solubles en ácidos grasos de cadena corta que sirven como alimento a las células del intestino (enterocitos), garantizando su función. En este sentido conviene aumentar el consumo de espárragos, espinacas, remolacha, queso de cabra, manzana rallada, cebolla y aceite de oliva de primera presión en frío.

No debemos olvidar beber de 1,5-2 litros de agua al día, para facilitar la bioquímica de nuestro organismo.

Es recomendable practicar ejercicio moderado aeróbico. 40 minutos de caminata al día para mejorar la oxigenación de los tejidos y ayudar a la eficacia de los procesos metabólicos. Además el ejercicio incrementa por tres la capacidad detoxificadora de hígado, menos toxinas, menos inflamación, menos radicales libres.

http://www.amadsalud.com

Dieta Coherente y Cefaleas/Migrañas

Migraña

La jaqueca o migraña no es una enfermedad sino un síntoma presente en muchos desequilibrios o patologías (intestino, hígado, páncreas, etc). Entre los mecanismos implicados estarían la vasoconstricción de los vasos sanguíneos del cerebro o la alteración del equilibrio ácido-base, sin embargo hoy en día se atribuye un protagonismo especial a la vasodilatación con gran contribución de la serotonina y la histamina. Esta vasodilatación se produciría como compensación a la previa vasoconstricción

Los posibles desencadenantes son cadena tóxica intestinal de malabsorción (déficit enzimático de DAO, alteración de la flora intestinal, incremento de serotonina e histamina), disfunción del hígado, estrés, influencia del tiempo, estimulantes como café, té o coca-cola, intolerancia a ciertos alimentos, alteración de los omega -3, ejercicio físico excesivo que genere hipoxia; determinadas fases del ciclo menstrual, falta de vitamina B2 o sensibilidad a ciertos alimentos curados.

Excluye de la dieta los alimentos ricos en aminas biógenas (tiramina e histamina) pues son vasodilatadores, como: alimentos curados o muy procesados,  quesos, embutidos (salami, beicon), conservas (atún, sardinillas, mejillones, etc.), cervezas, vegetales fermentados –encurtidos de pepinillos, chucrut, aceitunas-, chocolate, productos fermentados de la soja, bollería industrial, alimentos precocinados, vinagre balsámico o de Módena, hígado, carne de bovino, caviar, aguacate, plátano, alubias, col, pepino, berenjena, espinacas, guisantes, higos, uvas pasas, bebidas alcohólicas, pues el alcohol también inhibe la enzima DAO, especialmente el vino tinto y el cava.

Evita los alimentos que contienen otras aminas que compiten con la histamina por la   enzima DAO como cítricos, fresas, tomate, salsa tomate, espinacas, berenjenas, plátano, chocolate, aguacate, frutos secos, cerveza. Ni alimentos liberadores de histamina endógena como marisco, clara de huevo, papaya. Ojo con algunos aditivos que favorecen la acumulación de histamina, como el glutamato monosódico  (muy frecuente en la comida china), nitritos (en elaborados a base de carne y pescado, a este dolor de cabeza se le conoce como la “cefalea del perrito caliente”, y en ocasiones se acompaña de rubefacción facial), tartrazina, sulfitos o benzoatos. No tomes tampoco leche y lácteos por su abundancia en triptófano (yogures y queso), precursor de la serotonina.

Se han publicado más de 90 medicamentos por vía oral de uso común, que inhiben o bloquean la actividad de la enzima DAO favoreciendo la acumulación de histamina. Entre ellos se encuentran analgésicos (ácido acetil salicílico), antihistamínicos (cimetidina), mucolíticos/expectorates  (ambroxol y acetilcisteina), tranquilizantes (diazepam), neurolépticos (haloperidol), antidepresivos, antihipertensivos, diuréticos (amilorida y furosemida) antitusivos (codeína), antibióticos (ácido clavulánico e isoniazida)…

Se ha demostrado que un intestino desequilibrado contribuye a una sobreproducción de serotonina, ya que reduce la producción de monoaminooxidasas, enzimas que descomponen la serotonina. Las toxinas externas con las que entramos en contacto (tabaco, contaminación, alimentos, aditivos, etc.), son “filtrados” la primera barrera, el intestino. Cuando esta barrera falla o existe un desequilibrio de flora intestinal, dichas sustancias potencialmente dañinas llegan al hígado y si no se pueden metabolizar, se absorben hacia la sangre generando desde intolerancias, alergias, jaquecas, retención de líquidos, inflamaciones crónicas o enfermedades autoinmunes. Para estimular la depuración hepatobiliar y restaurar el tránsito intestinal es recomendable un complemento de alcachofa y cardo mariano, resembrar la flora intestinal (probióticos), en primavera y otoño, aumentar el consumo de infusión de boldo y prebióticos avena, manzana rallada, ajo, cebolla, remolacha, puerros  y  alcachofas; reducir el consumo de espárragos, coliflor y brécol pues reducen la capacidad detoxificadora del hígado (FASE II); y de café*, azúcar (dextrosa, glucosa, maltosa, lactosa, fructosa, miel), hidratos de carbono refinados y grasas refinadas.

*El café en algunas personas mejora los síntomas. Se han dado casos de consumidores habituales de café que padecen “migraña del fin de semana”, al interrumpir su consumo esos días.

  • Establece un horario fijo de 5-6 comidas, teniendo en cuenta:
    • En todas las comidas debe haber: proteína, grasa e hidratos de carbono.
    • Tres comidas principales y dos/tres tentempiés.
    • No dejes pasar más de una hora, desde que te levantas sin desayunar.
    • No dejes pasar más de 4-5 horas entre comidas.
    • Si pasan más de 3 horas desde la cena a la hora de acostarte, debes tomar un snack (tipo media mañana o merienda).
    • EVITA: Lácteos (leche, queso, yogures), Azúcar (leer etiquetado) y Cereales refinados (pan, pasta, bollería, alimentos elaborados), debido al efecto de malabsorción intestinal de sus proteínas y la afectación inmunológica, que conlleva.
  • Desayuno:
    • Vaso de agua con 2-3 gotitas de limón.
    • Café/té rojo con bebida avena (edulcorar con stevia o sucralosa), 3 raciones de grasa favorable (1 ración= 1 nuez = 3 avellanas o almendras = 5 cacahuetes = 6 pistachos = 1/3 cuch. aceite oliva = 3 aceitunas = 1/4 aguacate) y elegir una opción:
      • Una pieza de fruta, una loncha de embutido (primera semana).
      • Bocadillo de jamón serrano, cocido, pavo o lomo (40 g pan integral. Dos lonchas de jamón) o vegetal.
      • 1 pan amb tumacat (40 g pan integral, 1 rodaja de tomate, 1 cucharada de aceite y 1 loncha jamón serrano) (sin frutos secos).
      • Huevos revueltos, con una pieza de fruta.
  • Media Mañana: una pieza de fruta, una ración de frutos secos y 30 g jamón serrano, queso o jamón cocido.
  • COMIDA: REGLA DEL PLATO                       
    • 1/3 del plato de proteína favorable: pescado –blanco o azul- o carne magra/ternera/pollo/pavo/claras).
    • 2/3 del plato de HC favorables: guarnición-verdura, ensalada, menestra-, caldo/puré vegetal o fruta*.
    • Grasas insaturadas: 1 cuch. aceite de oliva = 3 nueces = 9 avellanas o almendras = 15 cacahuetes = 18 pistachos = 1/2 aguacate = 9 aceitunas).

*HC menos favorables (pan, pasta, arroz, patatas, cereales, plátano, pasas, uvas, zanahoria, remolacha, calabaza, maíz, guisantes, SÓLO 1/3, INTEGRAL, “al dente”· y no mezclar).

  • Merienda: igual que media mañana.
  • Cena: REGLA DEL PLATO u otras opciones:
    • Ensalada coherente:
      • 1/3 plato de proteína: tacos jamón cocido, tacos de pollo a la plancha, atún en conserva (cristal), queso burgos, sardinillas, huevo cocido, salmón, etc.
      • 2/3 de HC: mezcla de lechugas (mejor amargas y de hoja pequeña), cebolla, tomate, zanahoria, apio, frutas de temporada, etc.
      • Grasa favorable: 3 nueces, ½ aguacate, 9 aceitunas, o aceite de oliva para el aliño.
    • Revuelto de algas, espárragos, atún, etc. Fruta de postre.
    • Sándwich vegetal: jamón, queso, lechuga, tomate, cebolla, espárragos, zanahoria, etc. (untar con una cucharada de aceite).
  • No mezcles féculas en la misma comida: pan, pasta, arroz, patatas, plátano, maíz, remolacha, calabaza.
  • Aumenta el consumo de ajo.
  • Practica ejercicio moderado al menos un poco más de lo habitual. 40 minutos de caminata al día.
  • Bebe de 1,5-2 litros de agua al día. Mejor fuera de las comidas.
  • La preparación de los alimentos será a la plancha, cocidos, al vapor, horno…. Evita preparaciones culinarias que incorporan mucha grasa: fritos, guisos, empanados, potajes, etc.
  • Puedes condimentar la comida (limón, vinagre, especias, pimienta…) para dar sabor a los platos.
  • Modera la cantidad de sal. En caso de retención de líquidos es recomendable la “sal sin sodio”.
  • Toma tres días a la semana un caldo depurativo: 2 puerros, 2 zanahorias, 1 calabacín pequeño, 1 rama de apio, 2 nabos, ½ repollo verde, tomillo, laurel y estragón. Lleva a ebullición en 2 litros de agua sin sal y mantener a fuego lento 40 minutos. Pasado este tiempo retira los ingredientes.
  • *La coca-cola, el café y el té son potentes estimuladores de los niveles de insulina, por lo que se ha de reducir su consumo y si se toman, tómalos descafeinados.
  • Intenta reducir el nivel de estrés pues provoca la misma respuesta fisiológica que la cafeína. Es recomendable practicar técnicas de relajación o yoga.
  • Mejorar la calidad del sueño con un paseo antes de dormir y estiramientos, relajación, yoga,…
  • Toma baños calientes de manos y pies cuando aparecen los primeros indicios de un ataque de jaqueca (contrarregulación de la vasoconstricción).
  • En ayunas por la mañana un vaso de agua con 2-3 gotitas de limón.
  • Mide el pH de la segunda orina para descartar acidez. En caso afirmativo, toma dos cucharadas de bicarbonato para normalizar el equilibrio ácido-base.

Si tus síntomas no mejoran, explora con un nutricionista la presencia de:

  • Trastornos de la flora intestinal.
  • Inflamación metabólica.
  • Estrés crónico.
  • Hipertensión.
  • Agotamiento suprarrenal.
  • Intolerancias alimentarias por aminas biógenas (conservas, productos enlatados, cerveza, quesos curados, chocolate, lácteos, etc.).
  • Metales tóxicos.

MÁS INFORMACIÓN: