Decálogo Dieta Coherente

Ante la petición de un amigo resumo los diez mandamientos de la Dieta Coherente.

La Dieta Coherente, es un estilo de vida, que además de consejos sobre Alimentación propone, un programa de entrenamiento y tonificación muscular y técnicas de relajación para contrarrestar el Estrés Crónico al que estamos sometidos. Comer es un Placer y defendemos que no hay alimentos buenos o malos y cualquier dieta que penalice o permita consumir sin límite algún alimento no estará bien diseñada. La Dieta Coherente apuesta por la variedad y la moderación y desde el punto de vista práctico, recomienda:

1.Cada una de las 5 comidas debe contener proteína y grasa insaturada para mantener constante el nivel de glucosa en sangre y evitar los picos de insulina, hormona responsable del apetito y del almacenamiento de grasa.
Proteínas magras (pescado blanco o azul, ternera, pollo, pavo, claras, legumbres).
Hidratos Carbono favorables (verdura, ensalada, menestra, caldo, puré vegetal)*.
Grasas insaturadas (aceite de oliva, frutos secos,  aguacate o aceitunas).
*Si la guarnición es pasta, patatas o arroz, reducir la cantidad y mejor integrales, cocinados “al dente”.
2.No sobrepasar las 4 horas entre comidas y Desayunar en la primera hora en que te levantas para restablecer el equilibrio hormonal tras el ayuno nocturno.
3.Tomar en ayunas un vaso de agua con un chorrito de limón para regular el pH sanguíneo. Beber de 1,5 a 2 litros de agua al día. También infusiones sin cafeína, caldos y sopas.
4.Asegurar aporte de fibra (cereales integrales, fruta, verdura, hortalizas y legumbres), para mantener la flora intestinal.
5.Seleccionar alimentos frescos y de temporada que garantizan una óptima calidad nutricional.
6.No excluir ningún alimento, pues todos aportan nutrientes interesantes, salvo en el caso de alergias o intolerancias alimentarias.
7.Moderar la cantidad de sal, grasas saturadas y grasas trans (presentes en margarinas, bollería, helados o salsas), más perjudiciales que las saturadas, aparecen como “grasas vegetales parcialmente hidrogenadas”. Evitar los estresores nutricionales: azúcar, café, té, bebidas de cola, alcohol, etc.
8.No tener remordimientos si cometemos algún exceso, pues el estrés también genera picos de insulina y retención de líquidos.
9. Practicar un Programa de Entrenamiento que Active el Metabolismo.
10.Realizar técnicas de Relajación para contrarrestar el Estrés Metabólico.