Decálogo Dieta Coherente

Ante la petición de un amigo resumo los diez mandamientos de la Dieta Coherente.

La Dieta Coherente, es un estilo de vida, que además de consejos sobre Alimentación propone, un programa de entrenamiento y tonificación muscular y técnicas de relajación para contrarrestar el Estrés Crónico al que estamos sometidos. Comer es un Placer y defendemos que no hay alimentos buenos o malos y cualquier dieta que penalice o permita consumir sin límite algún alimento no estará bien diseñada. La Dieta Coherente apuesta por la variedad y la moderación y desde el punto de vista práctico, recomienda:

1.Cada una de las 5 comidas debe contener proteína y grasa insaturada para mantener constante el nivel de glucosa en sangre y evitar los picos de insulina, hormona responsable del apetito y del almacenamiento de grasa.
Proteínas magras (pescado blanco o azul, ternera, pollo, pavo, claras, legumbres).
Hidratos Carbono favorables (verdura, ensalada, menestra, caldo, puré vegetal)*.
Grasas insaturadas (aceite de oliva, frutos secos,  aguacate o aceitunas).
*Si la guarnición es pasta, patatas o arroz, reducir la cantidad y mejor integrales, cocinados “al dente”.
2.No sobrepasar las 4 horas entre comidas y Desayunar en la primera hora en que te levantas para restablecer el equilibrio hormonal tras el ayuno nocturno.
3.Tomar en ayunas un vaso de agua con un chorrito de limón para regular el pH sanguíneo. Beber de 1,5 a 2 litros de agua al día. También infusiones sin cafeína, caldos y sopas.
4.Asegurar aporte de fibra (cereales integrales, fruta, verdura, hortalizas y legumbres), para mantener la flora intestinal.
5.Seleccionar alimentos frescos y de temporada que garantizan una óptima calidad nutricional.
6.No excluir ningún alimento, pues todos aportan nutrientes interesantes, salvo en el caso de alergias o intolerancias alimentarias.
7.Moderar la cantidad de sal, grasas saturadas y grasas trans (presentes en margarinas, bollería, helados o salsas), más perjudiciales que las saturadas, aparecen como “grasas vegetales parcialmente hidrogenadas”. Evitar los estresores nutricionales: azúcar, café, té, bebidas de cola, alcohol, etc.
8.No tener remordimientos si cometemos algún exceso, pues el estrés también genera picos de insulina y retención de líquidos.
9. Practicar un Programa de Entrenamiento que Active el Metabolismo.
10.Realizar técnicas de Relajación para contrarrestar el Estrés Metabólico.

¿Qué es la Dieta Coherente?

La Dieta Coherente es un estilo de vida basado en la variedad y la moderación. Nos permite alcanzar y mantener el peso ideal, de forma saludable y permanente ya que reduce los depósitos de  grasa corporal y además mantiene la masa muscular.

Regula nuestro apetito gracias al equilibrio de los niveles de azúcar en sangre.
Regula la acidez del medio interno, con el consumo de alimentos alcalinizantes como frutos secos, hortalizas y verduras, evitando así enfermedades carenciales por agotamiento mineral como cansancio, anemia, osteoporosis,  caries, uñas quebradizas, caída de cabello, etc.
Mejora la salud gastrointestinal, evitando gases, estreñimiento, hinchazón abdominal, mediante el cuidado de la flora intestinal.
Retrasa el envejecimiento pues reduce la producción de radicales libres y propone un mayor consumo de alimentos antioxidantes.
Si seguimos la Dieta, sentiremos más vitalidad, y seremos  más fuertes frente a las infecciones.
La Dieta Coherente también aumenta los niveles de serotonina y dopamina, neurotransmisores que regulan nuestro equilibrio emocional.
En definitiva, si seguimos la Dieta Coherente estaremos más sanos, jóvenes, relajados y de buen humor.

Activa tu Metabolismo con la Dieta Coherente

Si queremos perder peso, es más efectivo estimular el Metabolismo que reducir las calorías de la dieta. Si la ecuación de las calorías fuese tan simple como parece, perder peso sería una tarea fácil. Si cada día dejamos de comer 200 calorías cada año perderíamos unos 9 kilos, y al cabo de 7 ú 8 años habríamos desaparecido!!.

El fracaso de la mayoría de las dietas (disociada, atkins, montignac, de los puntos, alcachofa, sirope, etc.) suele ser debido, en primer lugar, a que no educan  los hábitos alimentarios, por lo que, cuando la persona deja la dieta vuelve a sus antiguos hábitos; y en segundo lugar, a que están mal diseñadas, pues el cuerpo ante una dieta baja en calorías, retiene líquidos, convierte más calorías en grasa y reduce la velocidad del Metabolismo para garantizar la supervivencia, resultando en una ganancia de peso mayor al peso perdido durante la dieta (efecto yo-yo).
El adelgazamiento con estas Dietas Milagro se produce a expensas de agua y de músculo, pues hasta la tercera semana de estas dietas tan restrictivas, no se queman los depósitos de grasa. Lo peor es que el organismo se adapta al menor suministro de calorías, disminuyendo el metabolismo basal. Aunque a uno no le guste, el objetivo del cuerpo es sobrevivir, no perder kilos.

En forma con la Dieta Coherente

 

30 minutos, días alternos de ejercicio aeróbico (correr, nadar, ir en bici), equilibra el balance energético y ayuda a reducir el porcentaje de grasa corporal. Pero ojo! durante los primeros 20-30 minutos el cuerpo no quema grasa.
Los ejercicios de tonificación muscular  con pesas, gomas elásticas o máquinas de gimnasio, son los que, a la larga, nos proporcionarán mayores beneficios y activarán nuestro metabolismo.  Tan importante es la intensidad del entrenamiento como la concentración en los grandes grupos musculares.
Lo ideal es alternar ambos tipos de actividad física, un día ejercicio aeróbico y al siguiente, ejercicios de tonificación, pues el reposo y la recuperación son muy importantes. Por tanto, no se debe hacer el mismo tipo de ejercicio dos días seguidos.

¿Por qué engordamos?

Los dos pilares básicos para alcanzar el peso ideal han de ser el seguimiento de la Dieta Coherente y la práctica moderada de Ejercicio. El reto sanitario es conseguir reducir esencialmente el exceso de grasa corporal y que los resultados se mantengan en el tiempo.

 

Para disminuir de forma segura y permanente el exceso de grasa corporal manteniendo la masa muscular, se debe asegurar el equilibrio de la hormona Insulina y el consumo de calorías debe ser de 500 a1000 calorías menos que las necesidades energéticas de la persona.